Una olvidada época de oro del cine ecuatoriano


Por increíble que suene, nuestro país también tuvo una Pequeña Edad de Oro... (Wilma Granda)


Si uno inicia una búsqueda en internet sobre la edad de oro del cine, se encuentra con páginas que se refieren a la película de Buñuel, al filme Elizabeth, la edad de oro o a la Época de Oro del cine mexicano o venezolano.

Por increíble que suene, nuestro país también tuvo una Pequeña Edad de Oro (definición de la investigadora Wilma Granda) a inicios del siglo XX, cuando se produjo un auge de películas silentes made in Ecuador.

Entre 1926 y 1931, la inversión extranjera creció gracias a las reformas económicas del gobierno de Isidro Ayora y a la campaña propagandística-cinematográfica de empresas privadas y del Estado. En este escenario, nacieron algunas de las productoras que impulsaron la Pequeña Edad de Oro. Ambos Mundos fue una de las primeras empresas cinematográficas del país. En sus comienzos, presentaba filmes relacionados al mundo militar en los que se mostraban desfiles, visitas de buques extranjeros o incluso la llegada de una escuadrilla de submarinos norteamericanos.

Ambos Mundos también producían películas con fines propagandísticos, especialmente de Guayaquil (vistas de los lugares destacados de la ciudad). Luego, esta productora diversificó los temas y los personajes de sus obras, ya que el pueblo participaba mucho más en ellas. A este periodo corresponden películas de las fiestas de independencia de Quito y de Guayaquil, así como largometrajes de la vida cotidiana en estas ciudades (La salida de las aristocráticas de la Vermouth de los teatros Edén y Olmedo, por ejemplo). Ocaña Film (1925-1931) era conocida como la Petit Paramount del Ecuador. El fotógrafo español Manuel Ocaña era el propietario de esta empresa que, como Ambos Mundos, empezó con filmes propagandísticos gubernamentales y noticieros.

Varias películas de Ocaña Film presentaban acontecimientos deportivos como encuentros de boxeo, de fútbol y hasta Las Olimpiadas de Riobamba. Manuel Ocaña implementó un nuevo estilo de noticiero -de magazine- en el que se pasaban imágenes con letreros en español o inglés. A esta época pertenece Ecuador noticiero Ocaña Film 1929, restaurado por la Cinemateca Nacional. La productora Olmedo Film (1928-1929) presentaba noticieros y filmes de propaganda para distintas empresas. Industria Nacional Chimborazo, por ejemplo, es un reportaje de la petrolera y cementera Anglo Ecuadorian Oilfields Ltd.

Es imposible hablar sobre la Pequeña Edad de Oro sin mencionar a quien se considera su fundador: Augusto San Miguel. Este acaudalado guayaquileño, que se identificó con la Generación Decapitada, se desempeñó como productor, guionista, actor, director y operador. Creó la productora Ecuador Film Company. Desde muy joven, San Miguel realizó filmes de ficción (El tesoro de Atahualpa), cómicos (Se necesita una guagua), de denuncia social (Un abismo y dos almas, sobre la explotación a los indígenas), así como documentales (Panoramas del Ecuador, Actualidades quiteñas). Su invalorable contribución al cine nacional ha sido reconocida en los últimos años.

Fuente: El Imperdible.ec


Te ha gustado este artículo ? Compártelo :

Twitter Facebook Google Plus Linkedin

Únete a la conversaciónCancelar

Nombre :

Correo electronico :

Comentario